martes, 29 de diciembre de 2009

Buena administración y buen gobierno (1): La Praxis

A lo largo de este años y consecuencia de los últimos acontecimientos nos hemos referido a la corrupción en varias entradas del blog y si habría que sintetizar el discurso es que los políticos son un reflejo de la sociedad y ésta ha caído en una deriva de progreso economicista que genera serias disfunciones. Hemos citado argumentos desde diversas áreas para sostener que el modelo de progreso que se nos ha vendido en los últimos 25 años ha generado serias disfunciones en el homo oeconomicus y en el homo administrativus, cuando posiblemente, el hombre occidental en toda su historia no ha gozado de un soporte vital como el actual para poder desarrollar su dimensión integral, incluida la espiritual. Recordemos que a lo largo de la historia mientras unos se mataban miserablemente para lograr su supervivencia, otros con los estómagos llenos y protegidos por murallas, se dedicaban a filosofar. Ahora, pudiendo como nunca, ni filosofa la mayoría de la sociedad, ni los que a veces lo hacían, en virtud de su status social.
El libro de F. Quevedo y D. Forcada titulado ‘El negocio del poder. Así viven nuestros políticos’, a lo largo de 245 páginas realiza un retrato de los políticos españoles y se estructura en tres partes muy con títulos muy sugerentes; ¿Estos son los mejores?, Todo por un sueño, El dinero público no es de nadie. A lo largo de estos títulos da cuenta de todos los desmanes que se han realizado en los últimos tiempos (desde el caso Gurtel, hasta las cacerías y pescas en alta mar; los coches y despachos de lujo, la operación Marbella, los euro-forrados, los pensionazos y en general la falta de claridad y transparencia en las cuentas de algunas instituciones). Todo ello viene avalado con datos de publicados, nombres y apellidos. El libro tiene su inspiración en otros precedente italiano de los periodistas S. Rizzo y G.C. Stella que describe los desmames y privilegios de nuestros vecinos italianos en la obra ‘La Casta. Así se han convertido en intocables los políticos italianos’.
Al leer la recensión de la obra en la revista Acontecimiento nº 93de 2009 lo primero que me ha venido a la memoria es la obra ‘El Estado’de Georges Burdeau, Catedrático de la Universidad de Paris, titulado, con capítulos tan sugerentes como el del Estado como soporte del poder político, o El Estado como meta política. Un clásico que no hay que olvidar.
Tal y como vienen sucediendo las cosas en este país, no sabemos que es más grave, si la alta cifra que refleja que en estos cinco años atrás, ha habido cerca de 1000 detenidos por casos de corrupción en la Administración Pública o que algunos de estos personajes implicados en estos negocios, tras ser cesados, han sido castigados a dar clases en la Universidad, a ser miembros de Consejos de Administración de Fundaciones, Cajas de Ahorro, o empresas públicas o privadas.
Y si fuera poco ahora no hay dinero público para mantener en cada municipio, provincia o región los palacios de congresos, las diversas universidades, auditorios, polideportivos, televisiones sin audiencias, por no hablar de los grandes eventos que empequeñecen a sus megalómanos valedores. En suma y síntesis esta práctica política no es buena desde el punto de vista del buen gobierno y la buena administración, pues ni se ocupa de los intereses generales y además no es sostenible, porque si existe masa crítica que lo demande ni es sostenible porque tampoco disponemos de los inputs necesarios. Dicho en roman paladino, suena a pelotazo político, que chirría frente a la racionalidad que debe primar en las decisiones públicas.

domingo, 20 de diciembre de 2009

Funciones Públicas, negocios privados

Una de las causas que hicieron posible el éxito de los secuestro de los aviones que sirvieron para los ataques del 11-M, fue la gestión de las funciones de control, policía e inspección, en el servicio de seguridad en el transporte aéreo en los Estados Unidos de Norteamérica. Éstas estaban en manos de las propias compañías aéreas y los trabajadores que las desempeñaban estaban en condiciones muy precarias, muy desmotivadas con escasa formación y con una rotación de personal muy frecuente. (Se ha señalado que el trabajo estaba considerado en el ranking por debajo de las cadenas de comida rápida debido a las penosas condiciones laborales; fines de semana, turnos de noche, stress…) Una evaluación posterior al evento terrorista desveló que cerca de 750.000 personas venían accediendo a los aviones sin ningún tipo de control sobre si portan armas, si tenían antecedentes criminales u otras circunstancias relevantes.
Este acontecimiento dio lugar a la creación ad experimentum de una Agencia federal dependiente del Ministerio de Transportes (Transportation Safety Administration), que implica que el control de equipajes y seguridad quedará en manos de 28.000 empleados federales. (Véase la revista especializada Avión Revue de Octubre y noviembre de 2001).
En la control y seguridad del transporte los diversos modelos nacionales utilizan técnicas y estatutos jurídicos distintos.
En el sistema de transporte urbano parisino RATP (Régie autonome de transports parisiens) se utilizan diversas clases de Agentes Públicos con funciones cuya distinción no es clara, como sucede con el GPSR (Groupe de protection et de sécurité des réseaux ) y el SPSM (Service de protection et de sécurité du métro) con una dependencia funcional u orgánica de la Prefectura de París o del ente de transporte autónomo. Igualmente la policía nacional francesa cuenta un servicio especial de policía regional del transporte. En materia de aeropuertos la Inspección General de la Administración, en informe de 2003 reveló una superposición de las competencias de los diferentes responsables de la seguridad: Policía de Fronteras , Gendarmería, Aduanas, Aeropuertos de París y empresas privadas. Ante la multiplicación de responsabilidades que afecta a la toma de decisiones, se recomendó la fijación de competencias y que las casi 10.000 personas que prestan servicios de seguridad en los aeropuertos parisinos de Roissy-Charles de Gaulle y de Orly quedarán bajo la autoridad de un subprefecto especial.
En España se utilizan formulas mixtas de personal privado-agentes públicos (Oficina de seguridad aeroportuaria de AENA) y hemos visto que los servicios de protección y seguridad de los edificios y otros bienes de las Instituciones que diversas Administraciones han sido desempeñados por compañías de seguridad privada.
En la actualidad existen Administraciones donde las funciones vinculadas a la potestad pública son desempeñadas por personal laboral. Incluso, se ha utilizado al personal laboral para funciones de autoridad en el sentido más estricto del concepto, cuales las del ejercicio de la fuerza pública. El Decreto nº 254/1993 del Gobierno valenciano de 30 de diciembre por el que se establecen las bases para el acceso a los cuerpos de policía local de la Comunidad Valenciana de los Auxiliares de Policía. En el mismo (artículo 1 y 2) se establece las funciones de estos auxiliares pueden ser desempeñadas por funcionarios de carrera o por personal laboral fijo.
Esta categoría creada por el artículo 13 de la Ley 2/1990, de 4 de abril, de Coordinación de Policías Locales de la Comunidad Valenciana sigue manteniéndose en la nueva ley 6/1999, de 19 de abril, de Policías Locales y de Coordinación de las Policías Locales de la Comunidad Valenciana, si bien felizmente sometidos al estatuto funcionarial (artículo 18) y sin que puedan portar armas de fuego. Esta figura prevista ya en el Artículo 51 Ley orgánica 2/1986, de 13 de marzo, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, no puede en ningún caso dejarse al personal laboral, justificándose en que no portan armas de fuego pues sus funciones sí implican claramente el ejercicio de potestades públicas, además de estar en contradicción con el artículo 172 del Texto Refundido de Disposiciones vigentes en materia de Régimen Local aprobado por RD-leg 781/86, de 18 de abril que establece que pertenecerán a la subescala de servicios especiales, los funcionarios que desarrollen tareas que requieran una aptitud específica, y para cuyo ejercicio no se exija, con carácter general, la posesión de títulos académicos o profesionales determinados. Se comprenderán es esta subescala y sin perjuicio de las peculiaridades de cada Corporación, las siguientes clases: (...) Policía Local y sus auxiliares (...).
Igualmente vemos que ha habido la misma contradicción en las funciones de gestión recaudatoria, las de inspección y o sanción (ORA)
Hemos visto abusos en los contratistas privados para funciones de protección de personal VIP e instalaciones en la guerra de Irak, como también han habido abusos imperdonables en militares al servicio de misiones de paz de la ONU. También habría quien cuestionaría si la fe pública podría relegarse a personas privadas, o asimismo en los supuestos de Administración participada, referida a los supuestos de participación ciudadana en las funciones administrativas (bien orgánica, funcional o cooperativa) y cuya fuente de legitimación se encuentra en el propio Ordenamiento Jurídico.
Todas estas situaciones no sólo son cuestiones de Derecho administrativo, también y mucho tiene su reflejo en la gestión de lo Público. Cuando el artículo 251-1 de la Ley 30/2007, de 30 octubre, de Contratos del Sector Público dispone que en ningún caso podrán prestarse por gestión indirecta los servicios que impliquen ejercicio de la autoridad inherente a los poderes públicos, se define por un modelo que conlleva serias consecuencias en esta materia.
Lo que si que debe llamar siempre la atención es si, detrás de decisiones públicas contra legem que justifiquen por cualquier razón estas excepciones, existan negocios privados.

viernes, 18 de diciembre de 2009

Evaluación para el desempeño: Aviso a navegantes

En el Estatuto Básico del Empleado Público (EBEP) una de las estrellas es la evaluación del desempeño y su conexión con el sistema retributivo y su reflejo en la carrera profesional. Muchas expectativas han puesto tirios y troyanos en ello, pero cuidado con los cantos de sirena o espejismos. En la revista internacional de Ciencias administrativas (nº 74-2), se recoge un trabajo sobre la experiencia francesa de la retribución vinculada al desempeño y la motivación en el trabajo. La autora Virgin Forest de la Universidad de Lyon da cuenta, de que si bien en teoría los beneficios son muchos, los estudios empíricos subrayan el efecto mitigador e incluso negativo de esta forma retributiva en la motivación de los funcionarios.

El trabajo parte de estudio empírico realizado en EE.UU, Inglaterra y Francia y revela diversas disfuncionalidades en el sistema de evaluación de diversa índole. Unos estudios reflejan que la implementación del sistema revela dificultades para una auténtica evaluación, los métodos analíticos no son siempre justos. Otros consideran que el extra económico a percibir no compensa el sobreesfuerzo, al igual que el sistema resulta contrario al trabajo en equipo y generador de celos. Y esto no es sólo propio del sistema público, también sucede en el sector privado.

Revela el trabajo que las motivaciones de servicio público - que según Perry Wise es la predisposición de un individuo a responder a motivos basados principal o exclusivamente en instituciones públicas, - están más presentes en el desempeño del trabajo. Concretamente en Suecia y Francia a la cabeza, se antepone el interés del servicio al económico, y particularmente en las de actuaciones dirigidas hacia la equidad y protección a los débiles .

Es más en lo que respecta a los directivos se muestra claramente de que este estimulo económico no es el factor decisivo para la motivación, que sí se produce con otros instrumentos como la ampliación de tareas o métodos de gestión más participativos.

Ahora que se está estimulando el desarrollo e implementación del EBEP al socaire de nuevas leyes que requieren una nueva administración como quedo expresado en la IV conferencias de Presidentes celebrada en Madrid el pasado 14 de diciembre, deberíamos tener en cuenta estas experiencias comparadas a la hora de diseñar nuestro nuevos modelos de carrera profesional.

Seamos cautos a la hora de diseñar e implementar el modelo evaluativo y no nos pase como con el sistema de calidad, que supuso un trabajo burocrático extra para los empleados en detrimento de sus funciones principales. La cuestión no es sencilla sobre todo cuando no se dispone de medios. ¡ Pensemos despacio pues, y alejémonos de isomorfismos que generen desacoples en nuestros sistemas ¡.

La Administración siempre presente: Estado y Sociedad (y 2).

El ex secretario de la ONU Koffi Annan en reciente entrevista ha señalado que “ ha quedado al descubierto es esa supuesta idea de que el mercado es el que sabe... Dejémoslo en manos del mercado: eso también ha desaparecido. Estamos, pues, en una situación muy fluida. Algunos políticos se alegran de que los Gobiernos vuelvan a intervenir. Pueden cumplir su papel, pero lo van a cumplir en un momento en el que la población está muy preocupada, el desempleo es alto y sigue subiendo y la gente no cree necesariamente que los Gobiernos estén de su parte.”

Annan ha indicado que vivimos una era de la confusión, en el sentido de que hay menos certezas. En la guerra fría. Los dos lados estaban muy seguros. Y había reglas. Ahora no tenemos esa certeza. No hay reglas, no hay seguridades. Se están produciendo grandes cambios que resultan inquietantes para la gente e inquietantes para los líderes.

Sigue diciendo que “la política actual también ha cambiado mucho, debido a la televisión e Internet, y todo es instantáneo, y un líder está constantemente siendo evaluado, constantemente siendo criticado, y es muy fácil movilizar a la gente en contra o a favor de alguien, y los líderes se vuelven muy precavidos; de hecho, algunos dicen que vivimos en un mundo en el que los líderes leen y no dirigen. Leen las encuestas en vez de dirigir...”

Lo curioso pero no extraño es que desde finales de los ’80 hasta principios del 2000, toda una suerte de autores han venido advirtiendo sobre la necesidad de un cambio de modelo económico por motivos de sostenibilidad ecológica, medioambiental, estructural, social, psicológica. Así nos lo advirtieron entre otros U. Beck en ‘La sociedad del riesgo global y en la individualización’; A. Giddens en ‘Un mundo desbocado’; A. Gorz, en la ‘ Metamorfosis del Trabajo’; H. Kung en ‘Una ética mundial para la economía y la política’; Mc Ewan en ‘¿Neoliberalismo o democracia? Y S. George en su ‘Informe Lugano’.

Todas estas obras podrían refundirse en lo que dijera la ya desaparecida politóloga Susan Strange en su libro ‘La retirada del Estado’ , cuando frente a la pregunta de si se retira el Estado quien gobierna el mundo económicamente, se contesta: las multinacionales, los cárteles, las mafias, las consultoras …

El eurobarómetro 2009 sobre corrupción con ocasión de la celebración del Día Internacional contra la Corrupción propuesto por Naciones Unidas deja constancia de que las estadísticas muestran que, pese a que la UE en su conjunto es percibida como una parte activa y efectiva en la lucha contra la corrupción, la percepción pública sobre los esfuerzos de ciertos Estados miembros por combatir la corrupción, ha bajado. Hemos visto que estos cinco años atrás en nuestro país ha habido cerca de 1000 detenidos por casos de corrupción en los que si bien predominan los políticos de los partidos gobernantes de turno, también hay funcionarios coadyuvantes o en solitario.

Ulrich Beck, en un artículo de abril de 2008 intitulado De la fe en el mercado a la fe en el Estado que merece su transcripción liberal manifestaba “Incluso los neoliberales más radicales suplican ahora el intervencionismo del Estado en economía y mendigan las donaciones de los contribuyentes. Eso sí, cuando había beneficios, los consideraban diabólicos. Primer acto de la obra La sociedad del riesgo global: Chernóbil. Segundo acto: la amenaza de la catástrofe climática. Tercer acto: el 11-S. Y en el cuarto acto se abre el telón: los riesgos financieros globales. Entran en escena los neoliberales del núcleo duro, quienes ante el peligro se han convertido de repente desde la fe en el mercado a la fe en el Estado. Ahora rezan, mendigan y suplican para ganarse la misericordia de aquellas intervenciones del Estado y de las donaciones multimillonarias de los contribuyentes que, mientras brotaban los beneficios, consideraban obra del diablo. Qué exquisita sería esa comedia de los conversos que se interpreta hoy en la escena mundial si no tuviera el resabio amargo de la realidad. Porque no son los trabajadores, ni los socialdemócratas o los comunistas, ni los pobres o los beneficiarios de las ayudas sociales quienes reclaman la intervención del Estado para salvar a la economía de sí misma: son los jefes de bancos y los altos directivos de la economía mundial”.

En suma y síntesis es que los tiempo de la sociedad del conocimiento de la postmodernidad necesitan más democracia,, mas tolerancia, mas ética, mas solidaridad, nuevas formas de trabajo; más comunicación interpersonal, alternativas al capitalismo y su modelo de bienestar; un nuevo sentido de la responsabilidad política y económica hacia posturas más ideales y mejores principios éticos; rol y límites de la acción del Estado, y en ello no faltan propuestas. Por citar una próxima y de gran calado reflejaremos la de Edgar Morín instrumentada mediante la ponencia ¿Podemos reformar la administración pública? en el IX congreso internacional del Clad de 2004. Señala que el nuevo modelo de desarrollo pasa por un política de política de civilización y esta necesita de una suerte de bucle reformador, pues “Las reformas no son únicamente institucionales o sociológicas, son reformas mentales que necesitan un pensamiento distinto, una revisión de los términos aparentemente evidentes de la racionalidad, de la modernidad, del desarrollo. La reforma del Estado, la reforma del espíritu y la reforma de sociedad se necesitan mutuamente. La reforma del espíritu requiere una reforma de la educación que depende, en gran parte, de los Estados. Es decir que la reforma educativa podría ser promovida por el Estado. Pero solamente un Estado ya reformado podría iniciar esa reforma, y solamente una educación reformada podría formar los espíritus que llevarían a cabo la reforma del Estado. Existe, por lo tanto, una relación circular entre esas reformas que dependen una de otra

Ahora queda por ver el papel del Estado como promotor de un nuevo modelo económico y productivo, que conlleve transformaciones sociales realmente innovadoras.

Si hay una idea que no ha quedado siempre clara a lo largo de la historia es la delimitación entre el Estado y la sociedad pues ha prevalecido una delgada línea roja entre uno y otro, si bien tal vez podría dibujarse más gruesa en el tiempo del Estado liberal o el totalitario. Curiosamente los excesos o los defectos del estado han sido los que han marcado las diferencias entre uno y otro, cuando en realidad el Estado no sino la forma política de organizarse una comunidad, si bien no es la única pues se organiza mediante otros instrumentos asociativos. En Roma, comunidad y Estado no se identificaban, porque a esa comunidad concreta se superponía el concepto abstracto de ’res publica’, es decir, el conjunto de intereses del populus.

Forsthoff, en su obra Der totale Staat de 1933, indica que el Estado total se diferencia del liberal en que éste es sin sustancia, el objetivo del Estado es la revolución, superadora de los intereses individuales, incluso los del partido, por ello, la Administración ha de ser neutral. Forthoff verá el Estado Total en el Estado social de la Republica federal alemana, y aunque coincidiera con Carl Schmitt en las veleidades con el régimen nazi de primera época, acabaría siendo contratado por el SPD y emitiendo dictámenes sobre diversos temas de derecho público, como el Tratado de Defensa militar y Función Pública, como puede verse en la obrita de 2008 de Sosa Wagner, F. Carl Schmitt y Ernst Forthoff: Coincidencias y confidencias.

Hay que repensar o actualizar la idea que recoge Lorenzo Martín-Retortillo en su magnífico estudio sobre “la configuración jurídica de la administración pública y el concepto de "daseinsvorsorge" de Forsthoff publicado en 1962, nos dice en ella que no todas las Administraciones contemporáneas pueden calificarse como Administraciones de la Daseinsvorsorge, pues con la variedad de circunstancias que presentan los diversos Estados, es muy posible, como en realidad sucede, que no en todas pueda obervarse el esfuerzo de llevar a cabo este cometido de la Daseinsvorsorge. Pero precisamente aquellas Administraciones que pueden calificarse con justeza como Administraciones de la Daseinsvorsorge es porque cuentan con los mecanismos y procedimientos suficientes para dar vida y hacer realidad esta idea. La Daseinsvorsorge supone la superación de la separación Estado-Sociedad que estaba, en cambio, implícita en la concepción del Estado liberal de Derecho.

Se habla ya de un nuevo Estado Cívico o Neoweberiano, Responsable,… pero parece que habrá de mostrar también un tinte neo republicano que vía participación, control, democratización recupere el sentido del Estado como interlocutor de primer orden de la sociedad. El problema tras esta crisis financiera no es ya si un Estado ha de ser mínimo o máximo, sino si lo éste está en comunión con la sociedad, y en segundo momento sino quién y cómo se gobierna ese Estado y cómo se controla eficazmente ese Gobierno y la acción racional y legítima de la Administración, para que ésta, estando presente para lo necesario no sea instrumento de manipulación al servicio de unos intereses, que no coinciden con los de la sociedad.

La Administración siempre presente sólo se justifica si sirve como mecanismo estable para encauzar las demandas sociales, que sean legítimas, racionales y necesarias para el progreso integral humano. Nuestro modelo social de bienestar debe mucho a la Ciencia Administrativa y de momento sólo desde sus postulados políticos y económicos se vienen superando las crisis. El Estado de Derecho debe mucho a Von Mohl, el Estado social a Von Stein y el del bienestar a Forshtoff, todos ellos pusieron las bases de nuestra sociedad moderna desde la Ciencia Administrativa. Ésta últimamente está muy atenta a las transformaciones que merece el Estado como se refleja en las conferencias Braibant que anualmente se celebran en el Instituto Internacional de Ciencias Administrativas. Esperemos sus frutos.

La Administración siempre presente: Gobiernos liberales y políticas Keynesianas (1).

Una noticia de hoy revela que en Francia se destinarán 35.000 millones de euros para el plan nacional "gran empréstito", que servirá para financiar proyectos de inversión a largo plazo e impulsar la competitividad de la economía hacia un nuevo modelo de desarrollo, entre los que tienen especial protagonismo los sectores de la enseñanza superior, la investigación y la innovación, el desarrollo de pequeñas y medianas empresas innovadoras, la biotecnología en el sector agropecuario, las tecnologías energéticas sin carbono o la industria aeronáutica y espacial.
Qué paradoja que el liberalismo haya demostrado que para sobrevivir ha de recurrir a las recetas de su antagónico modelo socialdemócrata. Esto que no sorprende en Francia dada su tradición administrativa sí puede chocar con otras experiencias comparadas al menos desde el punto de vista de la dogmática política.
El domingo pasado falleció el premio Nobel de economía Paul A. Samuelson y que junto al también desaparecido fallecido J.K Galbraith han representado posturas centristas y prokeynesianas. En unos de sus últimos artículos, aparecido en el último trimestre del año 2008 , señaló : "En el fondo de este caos financiero, el peor en un siglo, encontramos el capitalismo libertario del laissez faire que predicaban Milton Friedman y Friedrich Hayek, al que se permitió desbocarse sin reglamentación. Esta es la fuente primaria de nuestros problemas de hoy. Hoy estos dos hombres están muertos, pero sus envenenados legados continúan" y “no cabe duda de que la crisis mundial de 2008 lleva en su etiqueta las palabras made in USA”.
Más allá de dogmatismos que el liberalismo no ha respetado, ni tampoco su antagonista precitado, lo que ha terminando imponiéndose es el pragmatismo de conveniencia, pues lo que la economía política rechaza racionalmente, se legitima en las políticas económicas.
En nuestra opinión se reduce a la necesidad de un modelo social en el que el estado actúa mediante la Administración, y lo hace con especial énfasis en momentos de crisis de gobernabilidad con amenaza de fracturas sociales. El esquema lógico que conlleva su algoritmo y formulación administrativa es, que un hecho político – revolucionario o no – conlleva a determinar el Rol del Estado – hoy más o menos intervencionista – y de aquí al tipo de sistema Administrativo. En función de todo esto se llevará a cabo la política de Gestión Pública o la Gestión Pública de las políticas. Es decir una técnica instrumental para una filosofía. Supone tener siempre presente la vieja, pero seminal idea, del padre de la Ciencia Administrativa moderna Von Stein de la idea unitaria del Estado que actúa (Der arbeitende Staat). Ideas que se desarrollarían con posterioridad por E. Forshoff y su teoría de la procura existencial. El primer desarrollo conceptual de un Estado constitucional social lo sitúa Forsthoff en la obra de Lorenz Von Stein asociado a una nueva legitimación de la monarquía social, en la que correspondería a la Administración el cuidado de la satisfacción de las necesidades sociales. Así lo aconsejó Von Stein para evitar fracturas en el modelo liberal de Estado.

domingo, 8 de noviembre de 2009

Más que Brotes verdes

No todo es corrupción y solares en la gestión pública española, también hay buenas prácticas. El Instituto Europeo de Administración Pública premia la transparencia y participación del ‘Plan de Gobernanza de Cantabria’ y se presentará a otras regiones europeas como "ejemplo de buenas prácticas" en la Administración.

Representantes del gobierno cántabro, recibieron la distinción de manos del vicepresidente de la Comisión Europea y comisario europeo para Asuntos Administrativos, Auditoria y Antifraude.

Cantabria ha sido premiada en este encuentro internacional por su I y II Plan de Gobernanza y los mecanismos de seguimiento, tras pasar un proceso de evaluación que comenzó con 303 proyectos europeos presentados destacándose "la transparencia de la gestión pública, la implicación de la ciudadanía en la acción del Gobierno, el fomento de las nuevas tecnologías con este objetivo, el elevado grado de transferibilidad del sistema de seguimiento a otros proyectos e instituciones con un coste de adaptación muy bajo, y su originalidad", todo ello articulado en un buen sistema de indicadores como el que se ha elaborado para Cantabria.

A la par ha sido alabado por seguir la Estrategia de Lisboa, y los principios del Libro Europeo de la Buena Gobernanza que aboga por gobiernos que fomenten la apertura, participación, responsabilidad, eficacia y coherencia" en su acción de Gobierno.

Sin duda este galardón es algo más que unos meros brotes verdes en el escenario que se nos presenta, bien o malintencionadamente, según se mire. Con estos mimbres, el Sr. Revilla puede ir regalando anchoas a diestro y siniestro, que no sospecharemos de nada.

China también copia Gestión Pública española

El modelo de transición a una economía de mercado en España y su estado de bienestar es un referente para China. Les interesa el sistema financiero, el modelo de sanidad público y la gestión medioambiental y el desarrollo económico sostenible”. Todo esto es objeto de análisis en la Escuela Central de Cuadros del Partido Comunista de China.

Ya con anterioridad y sobre el modelo económico de intervención español, venían periódicamente a analizar aspectos de nuestra Gestión Pública con el fin de crear estrategias de cambio y transformación del sistema político, económico y social a impulsar desde la Administración china”.

En el especial sobre la Corrupción de ABC del pasado 1.11.2009 se daba cuenta de que en su desenfrenado viaje hacia el ‘capitalismo rojo’, cada año se condena a unos 150.000 funcionarios por aceptar sobornos. En la nueva dinámica china iniciada en 1979, un jefe del partido provincial fue condenado a la pena capital por dejarse sobornar por un televisor en blanco y negro de 17”. Incluso en la época dura comunista dos héroes de guerra tuvieron que ser ejecutados al sucumbir a las debilidades del poder, a pesar del historial de fidelidad al partido, en momentos heroicos ante la tortura.

En nuestra vecina Francia, el que fuera Primer Ministro en la presidencia de Mitterrand entre 1992-1993, Pierre Bérégovoy terminó suicidándose porque su gestión económica resultó denunciada por gabinetes posteriores, - se dice que obtuvo un préstamo a un interés más bajo que el del hombre común-. ¡¡ Qué exageración y pequeñez en términos comparados ¡¡

Esperamos que los chinos aprendan de nosotros a gestionarse democráticamente y conforme al auténtico espíritu de servicio. Esperemos que aprendan a resolver sus disfunciones sin recurrir a la violencia extrema y esperemos también que el suicidio no sea la respuesta frente a las tropelías, sino el arrepentimiento, con penitencia y restauración del mal causado, que es como se limpian las heridas de toda la vida. Si es preciso cursos de educación para la ciudadanía y la reinserción, que se hagan – a ser posible cobrando – En esto podíamos copiar a los chinos, vista la película del ultimo emperador Pu Yi .

Seguro que el pueblo español perdonará a los corruptos, siempre hemos sido generosos con los humildes y e inclementes con los prepotentes.


sábado, 31 de octubre de 2009

¿Corrupción o Corruptelas?

Opinión en Domingo, ABC edic. Valencia, 1 de noviembre de 2009

Cuando surge un problema la técnica de la toma de decisiones lo primero que exige es describirlo bien, evitando que nos encontremos con un problema mal planteado (Ill structured problem) sobre todo en pro de las medidas para su resolución.

La distinción entre corrupción o de meras corruptelas nos es siempre fácil. La primera, afectaría a la esencia de la institución y su credibilidad en cuanto a su función social. La segunda, se trataría de una perversión de poca importancia, normalmente contra legem que no afecta a la credibilidad del sistema, incluso pese a su generalización.

«Corruptio optimi, pessima», decían los clásicos para referirse a que la corrupción de los mejores, es la peor de todas. Los mejores serían aquellos de quien más se espera, por otorgarles el sistema social una autoridad institucional, carismática o tradicional. De ahí que también podría distinguirse entre una categoría u otra, en función de la gravedad de la infracción y de la jerarquía del infractor.

Respecto a la descripción del problema de corrupción/corruptelas cada disciplina científica desde el binomio diagnostico-terapia, haría sus aportaciones. La medicina apostaría por la amputación, para salvar al órgano; la religión diría que es consecuencia de la pérdida del temor de Dios; la filosofía política que se trata del conflicto entre la ética de la responsabilidad vs. la ética de la convicción. La Ciencia Política diría, entre otras, que la acción de gobierno está perversamente capturada por la red de políticas. La teoría de sistemas que se trata de un elemento entrópico tendente al caos, que requiere de estructuras disipativas. Por su parte, la teoría de la organización apuntaría al reforzamiento de los elementos tecnoestructurales y la sociología organizativa de la necesidad de ajustar la ecuación entre objetivos, fines y funciones de la organización afectada. Los juristas propondrían aplicar la ley o reformarla y posiblemente para los economistas nos hallamos ante un coste de transacción en el proceso productivo. Recientemente un alumno, tratando el tema, indicó que la corrupción es un mecanismo para mantenerse en el poder, sirviéndose de las fragilidades del sistema democrático.

Todas estas aproximaciones serían válidas y la receta final necesitaría de una perspectiva pluridisciplinar, para su enfoque y solución.

Ante el desazón reinante en la crisis del Apolo XIII, se atribuye el carismático y director de vuelo Gene Kranz, la frase ‘El fracaso no es una opción, traeremos a esos hombres sanos y salvos’. No cabe el fracaso frente a la corrupción, contamos con el Estado de derecho, las instituciones y las personas decentes, que son mayoría, a pesar de las pequeñas corruptelas. Sólo precisamos de líderes, estrategia y táctica.

La memoria de Sabino Fernández Campos diría que si estos o aquellos han de venir a salvarnos ¡ ni están , ni se les espera ¡

¡Crisis¡ ¿qué crisis?

Opinión, Las Provincias, 31 de octubre de 2009

¡ Crisis ¡, What crisis? fue el título de uno de discos de éxito del grupo musical Supertramp publicada en 1975. Se dice que el título del álbum está extraído de la novela y película ‘El día del chacal’, si bien el líder del grupo lo reconocería como propio de antemano. Lo bien cierto que por la carátula del álbum y la fecha de la publicación, sin duda, se refiere a la crisis económica originada por el corte de suministro de petróleo a los países occidentales que ayudaron a Israel en la guerra del Yom Kippur de 1973. Esa crisis económica tras un crecimiento durante tres décadas continuadas, sí fue por causas económicas.
El personaje de la carátula del álbum parece no inmutarse ante la crisis, alienado y al margen de la degradación económica, social y ecológica que le circunda.
En el último libro de Alex Rovira, intitulado ‘La buena crisis’, se da cuenta de que a pesar de los avisos del estallido de la burbuja, la gente seguía alienada, comprando con dinero que no tenía, adquiría bienes que no necesitaba, para enseñárselos a quien no conocía. Descripción sin igual, pues asemeja a todas las clases sociales a las privilegiadas de siempre, para ganar dinero sin el sudor de su frente, parir sin dolor y adelgazar sin cansancio. Para el autor la crisis tiene en su origen el menosprecio de la cultura del esfuerzo y del sacrificio, recomendando un giro hacia posturas más austeras y sobrias. La receta para salir de la crisis no reside en las opciones entre ideologías, sino en la opción entre personas decentes o no. La crisis se asocia con la idea de Catarsis – como momento de limpieza y depuración - y con la de crisálida o ninfa – vida que nace nueva -. Una nueva generación de personas y valores ha de surgir, no sé si la generación X - Peter Pan treintañeros - llegarán a tiempo para hacer mejor las cosas, pero la mentalidad de premiar el resultado frente al esfuerzo, ha hecho mella en el imaginario colectivo. El resultado se consigue sin esfuerzo en no pocas ocasiones, aunque debe predominar la premisa de que la mayoría de las veces el esfuerzo conlleva el logro buscado.
La corrupción no es sino un epifenómeno de la crisis de valores. Recientemente desde la sociología valenciana se ha indicado que “el desprestigio de los políticos se encuentra en su momento más álgido desde el franquismo, la percepción popular mayoritaria es que los políticos son gente oportunista, con escasa preparación intelectual y profesional y de moralidad dudosa”. El citado artículo también refleja la incidencia en ello del sistema de listas cerradas.
La corrupción y otras actitudes indecentes no están sólo en la política, también en las empresas, las organizaciones no lucrativas y en los profesionales cada día más precarios y menos independientes. Sumidas en una dinámica de mantenimiento del poder o su rol de influencia todas parecen coincidir en la misma patología: una estructura permisiva con los ineptos y los incorrectos, además de un sistema social alienado por el confort sin esfuerzo.
Henry Mintzberg, reconocido académico en las áreas de gestión y estrategia de negocios, en su obra ‘Directivos, no MBAs’, fundamenta que el error con respecto a la educación en gestión en la actualidad está fundamentado en que los buenos directivos requieren tres características: visión, la experiencia, y la ciencia. Cuando se incide sólo en la última y en el entusiasmo por los resultados el trípode queda cojo. A la par en el clásico ‘La estructuración de las organizaciones’ denominaba como tecnoestructura, al rol de apoyo a la decisión que aporta análisis y conocimiento para la consecución del deseado control y funcionamiento de la organización. Los diversos casos de malas prácticas se enmarcan en este contexto, pues sin duda, ha fallado el rol tecnoestructural, bien por no existir, o ser ejercido por personas inexpertas, cobardes o indecentes, que no han podido o no han querido utilizar la visión, la experiencia, y la ciencia para advertir que los comportamientos inadecuados (despilfarros, nepotismo,comisiones,sobrecostes,…) acaban pasando factura a la organización, máxime cuando resulta que la ética en los negocios es rentable como enseña la valenciana fundación para la ética en los negocios y en la organizaciones ETNOR.
Lo peor de todo, es que en la actualidad estamos en los niveles de hambruna mundial de 1970, resultando insultante que con bastante menos del coste del saneamiento financiero mundial, se habría solucionado el problema.
La crisis ha de inspirar una crisálida para una economía y una acción de gobierno más social, austera y solidaria, que se nutra de los colores primarios de nuestro sentido moral innato, que para la Teoría sobre la fundamentación moral del psicólogo J. Haidt, en su, resultan del cuidado del otro, la justicia, la lealtad al grupo, la autoridad y la pureza. Para ello, sabiendo que las organizaciones tiene el sentido de lograr los objetivos que el hombre no puede conseguir en solitario, hay una tarea previa en el actuar organizativo, cual resulta de la superación del narcisismo de grupo y del maniqueísmo ideológico.

lunes, 26 de octubre de 2009

¡Vergüenza, Estupor y algo más ¡

En el blog de Andrés Morey apareció un post el día 7 de octubre titulado ¡ Que vergüenza ¡ en el que se ofrecía una imagen desoladora de los gobiernos y nuestras Administraciones Públicas, el Estado de Derecho, los partidos políticos y España como nación. Traía a cuenta el artículo de A. Pérez Reverte ‘Esa Gentuza’ del mes de agosto generalizando ese calificativo para la clase política. En el blog de hoy de Morey se menciona la utilización fraudulenta de las formas de gestión privada en lo público para obviar los mecanismos de control al abuso, sobreabusando de esa manera de la potestad autoorganizativa. No paramos de ver cada día nuevos casos de corrupción en los diversos niveles político-administrativos que afectan a todo tipo de opciones políticas.

No estoy de acuerdo en que la clase política sea gentuza en su mayoría, aunque tampoco me entusiasma la que hoy guía nuestros destinos. Confío más en otros que surgirán y ahora hacen sus deberes sin grandes pretensiones personales más allá que la del servicio público.

Pero el problema es que la situación no sólo causa vergüenza para los que defendemos lo público, sino que nos lleva al estupor y a la desafección. Es más las malas prácticas están también en las causas de la crisis económica, y el malgasto público está suponiendo una sobrecarga –vía impositiva, vía reducción de prestaciones- para la actuación pública como medida inmediata, ya que los dineros públicos se hayan ido en sobrecostes y en comisiones y demás latrocinios.

Verguenza y estupor y ... algo más. Ese plus se llama justicia. Alguien debe restablecer el orden legal, más allá de tirar de clase al chivo expiatorio de turno. Alguien deberá restablecer a las arcas públicas lo que ha ido a donde no se debía, alguien debe devolver la confianza en el destino de nuestros tributos y alguien deberá evitar que esto pueda volver a suceder. Sobre todo alguien debera intentar que la Universidad sea germen y ejemplo a seguir por los educandos universitarios. Bolonia tiene que significar algo más que tekné, ha de apostar por el ethos.

Sabemos que la corrupción afecta a otras áreas del devenir social, a las organizaciones privadas, a las profesiones y a los individuos en muchos de sus aspectos, pero el ejemplo en la gestión de lo público es primordial para dar fin al desorden establecido. Sanción y restauración. La ciudadanía tiene que ser indemnizada en aquello en lo que no sea corresponsable, y esa indemnización es algo más que un mero brindis al sol o la celebración de un espectáculo catárquico y penitencial.

viernes, 23 de octubre de 2009

Desarrollo de la Ciencia Administrativa. Administración y Universidad

En el post de 1 de septiembre de 2009 sobre Postgrado en Gestión Pública: Retos sobre los estudios del nuevo grado en ‘Administración y Gestión Pública’ (y 3) di cuenta de que en la hermanísima Aragón, su gobierno regional en coordinación con el Instituto aragonés de Administración Pública y la Facultad de Ciencias económicas y empresariales de la Universidad de Zaragoza, llegó a un acuerdo para la impartición del I Máster y/o Diploma en Gestión Pública. Esta semana pasada su Consejero de Presidencia inauguró tan iniciativa con el fin de formar a directivos que gestionen equipos en una Administración que cuenta ya con 43.000 empleados públicos, en el marco de una Administración del siglo XXI más profesional y eficaz.

Por su parte la Escuela de Administración Regional de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha becará a empleados públicos la asistencia al Máster en Empleo, Relaciones Laborales y Diálogo Social en Europa.

Este sistema de becas ha sido implantado para el Máster en Gestión Económico Financiera de la Generalitat, constituyendo la primera iniciativa puesta en marcha por la Cátedra IVAP de la Universidad Politécnica de Valencia. Lo mismo ha sucedido con la Consellería de Inmigración al becar a empleados públicos para la asistencia del Máster en Administración Pública y Gestión de las Políticas Migratorias y el título de Experto Universitario en Políticas de Integración de las Personas Inmigrantes y Mediación Intercultural, dentro del II Programa en Gestión y Dirección Pública (curso 2009/2010) de la Universidad de Alicante.

Estas iniciativas, de suyo plausibles, han de continuadas y llegar a ser el embrión para la institucionalización de un ente ad hoc que gestione conjuntamente la formación de directivos autonómicos y locales en nuestra Comunidad.

martes, 20 de octubre de 2009

Desarrollo de la Ciencia administrativa: Administración e Investigación (CERSA Y DOGMA)

En la línea de nuestra apuesta por una intensificación en la interacción entre la universidad y la administración pública para el desarrollo de una mejor gestión pública como ciencia administrativa aplicada, queremos hoy dar cuenta de iniciativas interesantes como nos pareció en su día hablar del programa de formación MEGA. Hoy nos referimos al CERSA y al DOGMA.

El CERSA (centre d'études et de recherches de sciences administratives et politiques) -centro de estudios e investigación de las ciencias administrativas y políticas , adscrito a la Université Panthéon-Assas de París , fue creado en 1967 y asociado al CNRS desde su creación y dirigido por el prestigioso profesor Jaques Chevallier se inscribe dentro de la Ecole Doctorale Georges Vedel de Droit Public interne, Science administrative et Science politique.

La investigación abarca tanto el derecho como las normas, reglas así como el poder, la política y la organización. Supone una perspectiva pluridisciplinar para la conexión entre el mundo de la Administración y el de la investigación. Así esta conexión permite el estudio de los fenómenos administrativos en todos los niveles y todas las dimensiones jurídica, histórica y sociológica

Dentro de las grandes líneas de investigación actuales abarca el e-governement en Europa, los sistemas administrativos y nueva gestión pública, gobernanza social, espacio público de seguridad…

Por su parte el DOGMA (Institut pour l’étude des disciplines dogmatiques et l’histoire générale des formes), Instituto para el estudio de las disciplinas dogmáticas y la historia general de las formas es un instituto universitario de investigación sobre el estudio de los dispositivos formales y sustanciales sobre su credibilidad y el orden dogmático de los juristas. Realiza sus objetivo mediante mesas redondas, jornadas y la publicación de diversas revistas (la revue droits, revue française de théorie, de philosophie et de culture juridiques, revue d’histoire des facultés de droit et de la culture juridique,).

Entender la administración es comprender la realidad social en la que se inserta y sirve en función de unos valores aceptados. Dicho servicio se instrumentan ad intra y ad extra mediante normas jurídicas que amparan la dinámica administrativa. No puede aprehenderse la realidad de la organización administrativa sin entender la sociología subyacente en la credibilidad de sus dogmas.

La desafección por lo público viene cuando se experimenta malas prácticas en la gestión política, llegando a esa lógica del contribuyente al preguntarse para que sirven mis impuestos, es preferible donarlo a determinadas instituciones. así se rompe la credibilidad del dogma de la necesidad de recaudar ingresos públicos. la conexión entre el derecho administrativo y su doble aspecto de obligación y deber para el ejercicio administrativo de su potestad de imperium y de prerrogativas exorbitantes, merece que los gestores públicos sea muy respetuosos con las formas y contenidos de sus actuaciones. La Ciencia Política y la Ciencia Administrativa y el Derecho deben converger en los estudios actuales sobre la gobernabilidad.

Esperemos que estas dinámicas de investigación vayan desarrollándose en el mundo universitario y aplicando sus resultados. Tal vez se evitase que la academia acabe muerta de un empacho de nepotismo y que enseñe a los políticos como debieran gobernar en lugar de cómo pueden.

El poder, sin organización y sin control, no es más que un nicho de abusos, disfuncionalidades y de corruptelas.

Más información en http://www.u-paris2.fr/66098601/0/fiche___laboratoire/&rh=prof

y http://www.u-paris2.fr/dogma/0/fiche___laboratoire/

martes, 6 de octubre de 2009

Experimentalismo y otros paradigmas de actuación en la Administración Pública

Según el diario Le Parisien, la notica de ayer señalaba que tres colegios franceses en las afueras de París (Creteil) 'pagan' a sus alumnos por asistir a clase y con el dinero obtenido -hasta los 8.000 euros- financiará proyectos comunes como viajes. Es una medida experimental que consiste en premiar económicamente a aquellas clases con una alta tasa de asistencia como forma de combatir el absentismo escolar. La iniciativa se divide en cuatro periodos de seis semanas, entre septiembre y las vacaciones de Semana Santa, cada uno de los cuales estará dotado con un máximo de 2.000 euros si se cumple el contrato formalizado entre los alumnos y el colegio en términos de asistencia, resultados escolares y disciplina. De este modo, las clases más ambiciosas podrán contar a final de año con un total de 8.000 euros, cuantía se destinara a financiar proyectos pactado de antemano entre los estudiantes y la dirección del centro (vg. pagar un viaje de los estudiantes, su carné de conducir o para sufragar cualquier otro proyecto educativo)
La iniciativa, ha causado un gran revuelo en el mundo educativo y de la política, señalándose que sólo se trata de "un experimento". El proyecto, que cuenta con el apoyo del ministro francés de Educación Nacional, podría extenderse a la mitad de las escuelas de formación profesional de la región de París, si finalmente ofrece resultados positivos.
Se habla de ‘Administración experimental’ cuando la técnica del experimentalismo jurídico-institucional, como aquella regulación jurídica establecida con la finalidad inmediata de obtener conocimientos sobre su eficacia que permitan asegurar el máximo acierto de la regulación que, una vez concluido el experimento, se establezca con vocación de permanencia/generalidad. Se presupone que es posible evidenciar una relación de causalidad entre la norma experimental y una determinada realidad social que luego pueda ser generalizada a la relación entre la norma definitiva y una realidad social muy probablemente distinta. Más ambicioso fue la reforma administrativa regional francesa culminada en la reforma constitucional de 2003, fue precedida en 1963, por el establecimiento experimental de estructuras regionales en las circunscripciones de Borgoña y Alta Normandía, antes de la introducción generalizada en 1972 de la región como demarcación territorial y de su establecimiento en 1982 como entidad con personalidad jurídica propia. Por proximidad podemos mencionar los Planes de 1965 sobre Estudios de Derecho, que siguieron la Universidad de Valencia o Sevilla y entre los miebros de la AVGP nosotros puede verse el interesante trabajo sobre la materia de Gabriel Doménech Pascual en http://www.uv.es/avgp/Web%20AVGP/Materiales%20para%20el%20debate_files/52.%2004.%20Gabriel%20Doménech%20.pdf)En suma la institución (reglas, estructuras…) se crean jurídicamente para experimentarse en locus específicos y generalizarse a otras arenas. Ese experimento jurídico sirve para innovar en la arena de la gestión Pública concreta.
Es precisamente la diversidad, la complejidad y el dinamismo como elementos de referencia en el tránsito (cross-modern) de la sociedad moderna a la postmoderna, el fundamento que aconseja caminar hacia un paradigmas de actuación distintos de los tradicionales gobernanza como dinámica de gobernabilidad. Los aspectos estáticos y dinámicos y sus interacciones invitan a la contemplación del fenómeno sociopolítico en términos holísticos, sistémico y cibernético, para, al fin, obtener más ventajas que disfuncionalidades.
El tránsito a la nueva gobernanza es indispensable e ineludible y con ella los nuevos roles de la Administración. No hay destino social aceptable sólo con el poder del Gobierno. Es improbable que se pueda repetir en este siglo la exitosa historia del Estado que se hace cargo del desarrollo y del bienestar y la seguridad de la sociedad. Construir la nueva gobernanza implica a todas las capacidades de la sociedad civil y supone recuperar la perspectiva de la sociología política de que el Estado está empotrado en las formaciones, organizaciones y sistemas sociales.
Además de la actuación experimental con la que iniciamos este post, nos encontramos con la ‘Administración Relacional’, que supone la ruptura con el modelo de Administración uniforme en la dimensión organizativa, que se encarga de gestionar directamente todos los servicios públicos. Este rol responde a un modelo en que el aparato administrativo tradicional reduce de forma drástica sus dimensiones, reservándose la capacidad de planificación, decisión, control y evaluación y refiriendo la gestión directa de los servicios públicos a una red de instituciones públicas y, fundamentalmente, privadas. Dicho con otros términos: Gestión estratégica y la feliz expresión ‘Llevar el timón, no Remar’, o incluso simplemente ‘fijar el rumbo’ y ‘controlar la arribada al lugar de destino’. Dos de los mecanismos que más notablemente reflejan una Administración relacional es la externalización de servicios públicos, que implica la gestión de éstos por entidades privadas con y sin ánimo de lucro, así como una dinámica negociadora.
Esta dinámica de negociación es teleológica, dispone de una estrategia fijada en torno a obtener sinergias y apoyos a los proyectos y problemas. La estrategia es un camino que se construye entre la realidad de que se parte y el objetivo que se pretende. Para ello es determinante la creatividad como capacidad de producir respuestas originales a cualquier problema para satisfacer propósitos. La originalidad es uno de los pilares en la solución de soluciones creativas. Es nutriente de la innovación más allá de un mero incrementalismo y requiere valentía, pensamiento divergente y lateral -‘Lateral Thinking’, al que representa los caminos alternativos a los que no estamos acostumbrados a utilizar y ciertamente iconoclasta. Un negociador creativo debe ser visionario, optimista, perspicaz, ingenioso, reflexivo, intuitivo y proactivo. Todas estas aptitudes deben conducirnos a un examen racional de nuestras posibilidades y de los retos que hemos de afrontar, de tal manera que un análisis holístico, que tenga en consideración todas las relaciones, interacciones e interactuaciones sistémicas, enriquece la creatividad innovadora.
Un segundo rol es el de la ‘Administración Proactiva’ que pueda adelantarse a los acontecimientos, incluso en algunos supuestos, llegar a configurarlos. Esta manera de actuar supone auxiliarse de los mecanismos de transferencia y difusión de políticas comparadas, para al final, logar una innovación autóctona/contextualizada, en la arena o en el subgobierno concreto.
Todas estas dinámicas de actuación suelen conjugarse al alimón todas ellas, sin perjuicio del énfasis de una de ellas en la apolítica o en alguna la fase de ella. Y eso sí, la acción de gobierno tradicional anclada en el dirigismo (steering), no desaparece, queda en la retaguardia.