miércoles, 23 de noviembre de 2016

Promesas electorales, discurso partisano y dinámica de las políticas (2)

En la era expansiva económica y de fácil recurso al déficit no era frecuente que muchos programas públicos se terminaran, se trataba más de cambiar el cómo y el quien en función del clientelismo político. Ejemplo claro era la política de fomento y en especial las subvenciones en la cultura. Las Ciencias de políticas enseñan que una vez empezadas las políticas estas tienen vida propia: desarrollan organizaciones, contratan personal, crean una clientela que depende del programa y a la postre son relativamente pocas las que se terminan, sin más, justificándose su existencia más por dinámicas de cubo de basura o de mero incrementalismo. Tras la crisis económica y las restricciones al déficit la dinámica ha estado también en torno a su mantenimiento pero con una clara dinámica decrementalista. Haces menos, hacer lo que cueste menos, hacerlo a través de otros y si es posible dejar de hacer o que lo hagan otros. Ejemplos son la NPR americana y la desactivación de programas federales a favor de los Estados y en la OCDE-UE el recurso a las colaboraciones público-privadas; outsourcing, mecanismos  tipo mercado; copagos, gestión indirecta,…
En una situación de aceptable estabilidad para la gobernabilidad socio-económica, desde el punto de vista meramente técnico-racional cabría suponer que, tras la evaluación de un programa, se debería optar por la continuidad, la redefinición, transformación, sucesión o la extinción, pero la praxis demuestra que existe una notable dificultad en que los programas terminen sin más a pesar de que su evaluación sea negativa o que haya desaparecido el problema que se pretendía resolver.
Es más habitual la transformación redefinición del problema y la sucesión de una política por otra, antes que su desaparición. Institucionalmente la adopción de la alternativa, es propia de los decisores políticos, pero  no está  exenta de la influencia de los empleados públicos, ni de los beneficiarios del programa.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada