miércoles, 28 de mayo de 2014

La Administración Pública? ( 7): ¿Filosofía?

Con la expresión ‘filosofía británica de la Administración’ se hace  referencia al pensamiento británico administrativo que basado en la unión entre la ciencia y la ética se desarrolló al margen de la Ciencia de la Administración, a principios del S. XX. La Administración se refiere tanto a los asuntos públicos como a los privados.
 
M. DIMOCK ha sostenido que más que un arte o ciencia la  Administración Pública es una filosofía. Es un patrón bien pensando y viable de supervivencia y de influencia para los individuos e instituciones.La Administración Pública más que arte o ciencia, es una filosofía que tiene como principio esencial servir al hombre. Este libro tiene una tesis. Dicha tesis es que la administración es, más que respuestas eruditas y técnicas bien escogidas, un conjunto de ardides. No es ni siquiera una ciencia y jamás debiera convertirse en un método rígido e invariable. Es más que un arte: es una filosofía.
La filosofía es una combinación de creencias y de prácticas destinada a lograr una mejor ejecución e integración de los actores participantes en los eventos administrativos. Una filosofía de la administración es un patrón bien pensado y viable de supervivencia y de influencia para los individuos y las instituciones. Es buena norma y buena técnica, pero sobre todo, aspira a ser una verdadera integración; una armonización de todo lo que es importante. Dimock sostiene que una filosofía de la administración pública debe estar basada en los siguientes principios:
 
l. Las instituciones determinan en gran parte la clase de vida que la sociedad va a llevar y los administradores, como clase, determinan en gran parte la calidad de las instituciones;
2. Los administradores deben ser individuos y no engranajes, porque el secreto del éxito es individual.
3. La clave de la administración es el conocimiento del desarrollo y de la decadencia, debido a que la actual insistencia en formar categorías y dividirlo todo en pequeños y ordenados compartimientos causa su propia derrota,
4. Como piedras angulares se encuentran los factores de desarrollo, equilibrio, estrategia, dirección y motivación.
Debido a que la administración pública ocupa un vasto campo de actividades, la filosofía de la administración se aproxima a una filosofía de la vida, la  considera como una rama de las humanidades, por lo que, según esta posición, debe estar ligada a materias como la filosofía, la historia y el arte, y no únicamente a la ingeniería, las finanzas públicas, la ciencia política, el derecho y la economía.
La obra de C.HODGKINSON (Filosofía administrativa:  Valores y motivaciones en la vida administrativa,1996) supone un  puente entre la literatura técnica de la teoría administrativa y el discurso filosófico contempla  una axiología adecuada (la teoría del valor) para el ejercicio del liderazgo y la  toma de decisiones y formulación de políticas. La  reflexión acerca del bien y del mal como un componente crítico del pensamiento administrativo no debe ser negada por ninguna asepsia tecnocrática. Los temas centrales que se tratan en la obra son pues los relacionados con la organización y la teoría administrativa, las decisiones y la formulación de políticas, la jerarquía, liderazgo, poder, valores, intereses.  Una lógica  atención a las patologías, las ideologías y los problemas de la praxis se enlaza con una teoría del valor precisa proyectando una lógica proposicional general de la administración.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario