lunes, 13 de marzo de 2017

Administración Pública y Gobernabilidad:Teoría de lo Público,Valor público y Confianza básica (1)

En entrada ‘Lo Público y la Administración Pública’‘ de 27 de septiembre de 2016, dimos cuenta  de la importancia para la Ciencia de la Administración  de la necesidad,  según  Frederickson,  de una  'teoría del público para la Administración Pública', ante la falta general de un concepto. Como las diversas opciones analizadas (los grupos de interés, consumidor, parlamento-gobierno, cliente, ciudadano), no resultaban  satisfactorias por sí solas, el citado autor se inclinaba por una teoría en la que concurrieran estos requisitos;  basarse  en la constitución; en la idea de un ciudadano virtuoso;  capacidad del sistema de responder a todas los intereses;   un servicio público benevolente con el ciudadano.
El trabajo fue publicado en Administration & Society vol.22- 4,  1991 y cuatro años más tarde obtuvo  carta de naturaleza la idea de ‘valor público’, como  enfoque relacionado con la acción de las organizaciones públicas  o las instituciones del gobierno propiamente. Oportuna idea las de valor público al estar focalizado hoy en dia en el objeto de estudio de la Administración Pública sobre sus productos y su relación con el cómo gestionar lo público, en suma , lo que constituye el locus y el focus  de las políticas públicas.
Fue Mark Moore quién introdujo el enfoque de valor público en 1995 con el objetivo de fijar un razonamiento práctico y guía para el gestor público, superadora del enfoque tradicional.  La propuesta de la obra Creating Public Value,(ed. española Gestión Estratégica y Creación de valor en el Sector público,1998),consiste en que los recursos públicos deben ser utilizados para incrementar el valor existente, de la misma forma que sucede  en el sector privado (valor añadido). Supone generar el máximo valor posible para la ciudadanía con los recursos financieros, humanos, físicos y tecnológicos existentes en la institución.  
Máximo valor que desde la imaginación gerencial debe y puede obtenerse para asegurar  la eficacia  de los propósitos políticos y, a la par, obtener la  máxima  eficiencia. Consiguientemente  la propuesta va más allá de los impactos monetarios al  incluir los beneficios sociales para la ciudadanía, lo que conlleva un enfoque integral para la gestión pública y  la mejora continua en los servicios públicos .
Igualmente la propuesta conecta con una Administración Pública más democrática pues  - Kelly y Muers -  este valor es definido en última instancia por la ciudadanía, la cual se  expresa por diferentes medios y mediante las decisiones de los políticos elegidos, y estos deben saber qué es aquello que el público valora y cuáles son  las preferencias de la sociedad . Por lo tanto será en la negociación, deliberación y en el acuerdo político donde las sociedades democráticas establezcan acuerdos sobre lo más valioso para la sociedad en su conjunto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada